Blog

¿Es bueno consumir queso cottage?

Resultado de imagen para ¿Es bueno consumir queso cottage?

 

No cabe duda que el queso es uno de los alimentos más apreciados en el mercado debido a su variedad de sabores o su contenido de nutrientes. Sin embargo, aunque es indiscutible que todos los tipos cuentan con ciertos beneficios impresionantes, algunosen específico pueden ofrecer mucho más, y el queso cottage es uno de ellos.

¿Qué es el queso cottage?

El queso cottage, o requesón, es un queso fresco y suave hecho de leche descremada. Su origen se remonta a hace miles de años, pues su registro más antiguo data de 1831. El término “cottage” se acuñó porque en un inicio este tipo de queso se elaboraba en cabañas con la leche que sobraba de la elaboración de mantequilla.1

Debido a las diferencias en los tamaños de la cuajada y los niveles de humedad, existen distintos tipos de queso cottage. El seco hace referencia a la cuajada enjuagada, lo que le da su sabor dulce. Este es una opción adecuada para las personas que sufren intolerancia a la lactosa, ya que el contenido de lactosa del queso se descompone durante la fermentación.

En contraposición, el húmedo hace referencia a la mezcla de las cuajadas con un aderezo cremoso, lo que produce una variante más rica. Cuando se clasifica según los tamaños de cuajada, el queso cottage puede clasificarse como al estilo California, palomitas de maíz y rústico.

Si quiere determinar la calidad de su queso cottage, debe verificar el sabor, consistencia y tamaño de su cuajada. El queso debe tener un aspecto limpio y un sabor cremoso. Asimismo, debe tener una textura suave – no debe ser demasiado pastosa o demasiado firme – y sus tamaños de cuajada deben ser relativamente uniformes.

Beneficios del queso cottage que puede obtener hoy mismo

En la actualidad, el queso es uno de los alimentos más nutritivos del mercado, siempre y cuando compre productos de alta calidad. Uno de estos productos es el queso cottage. Junto con los componentes nutricionales de la leche, el queso cottage también contiene componentes probióticos gracias al proceso de fermentación que experimenta.

Se ha demostrado que estos probióticos son extremadamente beneficiosos para la salud humana. Algunos de los beneficios que puede proporcionarle son:

  • Ayuda a mantener la salud ósea – Al igual que otros productos lácteos, el queso cottage tiene un alto contenido de calcio, que es un componente importante para la salud ósea. Mantener niveles óptimos de dicho nutriente en el cuerpo puede disminuir su riesgo de degeneración ósea relacionada con la edad u osteoporosis.
  • Reduce el riesgo de síndrome metabólico – En un estudio realizado en 2006 por el Journal of Epidemiology and Community Health, se encontró que consumir lácteos ayuda a disminuir la prevalencia del síndrome metabólico. Este síndrome se ha relacionado con un mayor riesgo de diabetes y cardiopatía.
  • Puede ayudar en el control del peso – Un estudio realizado en 2011 y publicado en The Journal of Nutrition ha demostrado que consumir alimentos lácteos puede facilitar la pérdida de peso en mujeres con obesidad y premenopausia. Junto con la alimentación y el ejercicio, el vasto consumo de lácteos proporcionó una base sólida para la pérdida de grasa y el aumento de masa magra.
  • Puede ayudar a mejorar la salud intestinal – Los alimentos fermentados están repletos de probióticos que ayudan a promover un microbioma intestinal saludable. Sin embargo, existen ciertos tipos de queso cottage que no contienen probióticos. Si su intención es obtener este beneficio, busque etiquetas que confirmen claramente su contenido de probióticos vivos y garantice que el queso a consumir sea de la más alta calidad.

Cabe señalar que también tiene la posibilidad de hacer su propio queso cottage con probióticos. Más adelante podrá descubrir la receta para hacer esto.

Información nutricional del queso cottage

Tal y como mencionamos previamente, el queso cottage contiene diversos nutrientes de los que puede beneficiarse. No obstante, las cantidades suelen variar en función de la calidad y fuente del queso cottage que consumirá. Para conocer las cantidades aproximadas, consulte este informe del USDA sobre la información nutricional del queso cottage:

Información nutricional del queso cottage

Tamaño de la porción: 3.5 onzas (100 gramos), orgánico

Cantidad Cantidad
por 100g
Estimaciones
Energía kcal 106
Proteína g 11.5
Total de lípidos (grasa) g 4.42
Carbohidratos, por diferencia g 3.54
Fibra total 0.0
Azúcares g 2.65
Minerales    
Calcio, Ca mg 133
Hierro, Fe mg 0.0
Sodio, Na mg 345
Vitaminas
Vitamina C, total de ácido ascórbico  mg 0.0
Vitamina A, IU IU 177
Lípidos  
Ácidos grasos, totales saturados g 2.650
Ácidos Grasos, total de grasas trans 0.000
Colesterol mg  18

Los estudios sobre el queso cottage señalan otros posibles beneficios

El queso cottage y otros productos lácteos están repletos de nutrientes esenciales, que los han convertido en el objeto principal de numerosos estudios científicos. Uno de los elementos que se examinan es su papel en la salud ósea.

En un estudio realizado en 2013 y publicado en la revista Nutrients, se encontró que consumir productos lácteos como la leche, yogur y queso durante la infancia y adolescencia tiene un impacto en el cuidado de la densidad mineral ósea (DMO) de las mujeres en los años posteriores.

Los investigadores señalaron que, si bien es necesario consumir calcio durante la edad adulta para preservar la salud ósea, consumir lácteos durante las primeras etapas de la vida sigue desempeñando un papel fundamental en la disminución del riesgo de osteoporosis al evitar que se establezcan los factores de riesgo.

En un estudio realizado en 2007 y publicado en el Journal of Epidemiology and Community Health, los productos lácteos se relacionaron con un menor riesgo de síndrome metabólico en los hombres. De los 2 375 participantes en el estudio, la prevalencia del síndrome metabólico fue solo del 15 %.

Asimismo, otro estudio de 2014 afirma que consumir productos lácteos como el queso cottage (y otros tipos), leche y yogur puede reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Aunque el estudio no determinó con certeza el efecto directo de los productos lácteos sobre la susceptibilidad a la enfermedad, sí señaló las posibles características protectoras de los productos lácteos en lo que respecta a la salud cardiovascular.

Opte por el queso cottage de grasa entera en lugar de la versión baja en grasa

En la actualidad existen 2 versiones de queso cottage en el mercado que varían en función de su contenido de grasa: Queso cottage de grasa entera y queso cottage bajo en grasa. Aunque ambos se consideran saludables, la grasa entera es superior tanto en contenido de nutrientes como en cuestiones de inocuidad.

Durante años, los productos lácteos de grasa completa han sido estigmatizados erróneamente como una opción poco saludable por su alto contenido de grasa saturada. Sin embargo, diversos estudios científicos han encontrado que, en realidad, las grasas presentes en los productos lácteos enteros pueden combatir las cardiopatías y otras enfermedades cardiovasculares.

En un estudio realizado en 2018 y publicado en The American Journal of Clinical Nutrition, los investigadores señalaron que el aumento de los ácidos grasos lácteos que circulan en el cuerpo no se relacionó a la enfermedad cardiovascular y mortalidad por ictus.

Además, un estudio de 2013 difundido en el European Journal of Nutrition demostró que consumir productos lácteos con alto contenido de grasa se relacionó inversamente con un riesgo de obesidad. Otro estudio del Scandinavian Journal and Primary

Health Care que se llevó a cabo en 2013 llegó a la misma conclusión, asimismo, los investigadores señalaron que un consumo alto de grasa en los lácteos puede reducir el riesgo de obesidad abdominal.

Por otra parte, cabe la posibilidad de que el queso cottage bajo en grasa pueda contener carragenina, un aditivo de algas rojas utilizado como agente espesante en diversos productos lácteos. Si bien el USDA aprueba el uso de carragenina en productos orgánicos, esto no significa que este aditivo sea saludable e inocuo. De hecho, la carragenina está relacionada con la inflamación, el aumento de ulceras estomacales y un mayor riesgo de cáncer.

Cómo hacer queso cottage

Aunque la comodidad de comprar queso cottage en el supermercado puede ser tentadora, no hay forma de que pueda garantizar que está sacando provecho de su inversión en términos de calidad. Si está tratando de regular la calidad de los ingredientes en su queso cottage, tiene la posibilidad de hacer su propio queso cottage desde su base.

De esta manera, también puede garantizar que contenga el mismo contenido probiótico que algunos de los productos fabricados comercialmente afirman tener. He aquí la receta del queso cottage probiótico de The Healthy Home Economist:

El queso cottage como un probiótico idóneo

Queso probioticos
Ingredientes:
2 litros de leche sin pasteurizar de vacas alimentadas con pastura 1 taza de kéfir natural sin pasteurizar 1/2 cucharadita de sal de mar

Procedimiento:

  1. Vierta la leche en un tazón grande. Cubra el recipiente con un plato y déjelo en el refrigerador hasta que toda la crema llegue a la parte superior. Esto puede tardar hasta 24 horas.
  2. Quite la crema con una cuchara. Guarde el contenido en un tarro de vidrio pequeño o en un recipiente similar dentro del refrigerador.
  3. Mezcle el kéfir o el yogur en la leche con una cuchara. Cubra el recipiente con un plato una vez más y déjelo en el mostrador a temperatura ambiente, hasta que la leche se espese como el yogur. Esto es lo que denominamos como cuajada y tardará 1 o 2 días en espesarse, esto dependerá de la temperatura y frescura de la leche.
  4. Con ayuda de un cuchillo, corte la cuajada en el tazón en cuadrados pequeños cuyo tamaño no supere 1/4 o 1/2 de pulgada (6.35 o 12.7 ml). Córtela por la parte superior y hasta el fondo, así como de izquierda a derecha.
  5. Llene una olla mediana con agua a una profundidad aproximada de 1 pulgada (2.5 cm). Caliente la olla en la estufa a fuego lento. Coloque el tazón con la cuajada sin la tapa.
  6. Con un termómetro, mida la temperatura de la cuajada cada 5 minutos. Asimismo, revuélvala un par de veces cada 5 minutos y repita el procedimiento durante unos 30 minutos hasta que la cuajada alcance una temperatura de 110 ° F (43 ° C). Procure que la temperatura no sea mayor con el fin de garantizar que los probióticos permanezcan intactos.
  7. Retire el recipiente del fuego una vez que alcance la temperatura deseada.
  8. Con ayuda de un colador, separe las cuajadas del lactosuero.
  9. Enjuague las cuajadas con agua fría filtrada. Revuélvalas suavemente con una cuchara hasta que toda el agua se drene.
  10. Ponga las cuajadas en un recipiente y mezcle con sal de mar y crema.
Comparar
Wishlist 0
Open Wishlist Page Continue Shopping